Biblioteca Popular José A. Guisasola


El libro de los chicos Enamorados
Elsa Bornemann
Ilustraciones de Paula Socolovsky
ALFAGUARA INFANTIL




Invitación

Porque cantas cuando llego,
porque sé que eres mi amigo,
adentro de una naranja
te invito a vivir conmigo.

Casa redonda y brillante
como un solcito pintado,
y en ella nosotros dos,
de dulce jugo empapados.

Tú, anaranjado de día;
yo, de tarde, anaranjada,
y encendiendo nuestra noche
una naranja alunada.

Un gajo para reír...
Un gajo para bailar...
Los demás, para querernos.
¡Ninguno para llorar!

Las horas anaranjadas
rodarán para los dos.
Nadie sabrá este secreto:
solamente vos y yo.


Si yo fuera un gato

Si fuera un gato,
por tu tejado
me alunaría,
enamorado.
Y trenzaría
mimbres de luna
para amarrarme
junto a tu cuna.
A tus pies
siempre
ronronearía;
mi golpe de ala,
niñita mía.
Si fuera un gato
desenfadado
y no un chiquillo
avergonzado.
Si fuera un gato
cascabelero
te maullaría
cuánto te quiero.


Canción para saber cómo es la gente

¿Qué dirá la gente
si por las veredas
salgo a pintar gallos
con mis acuarelas,
si beso al florista
por tantos jazmines,
o a mis siete gatos
les tejo escarpines?

¿Qué dirá la gente si
—con tantas ganas—
sumo otro domingo
a cada semana,
si crío un canguro
dentro de mi casa
o enciendo fogatas
sobre la terraza?

¿Qué dirá la gente
—que en todo se mete—
si en el subterráneo
salto el molinete,
si suelto tu nombre
desde un campanario
y que yo te quiero
publico en el diario?


Romancito de todos los colores

Blanca cuando te encontré.
Cuando te miro, rosada,
o —de sol entre los ojos—
te pones anaranjada.

Azul azul cuando ríes
te vuelven las carcajadas
y tu sonrisa es celeste,
fruta negra en la mirada.

Juegas de verde o violeta;
si sueñas, otra vez blanca.
Grisecita cuando lloras,
por lluviosa y por nublada.

No sé por qué me pareces
amarilla cuando callas,
como si sombra de trigo
sobre ti se reflejara.

Sólo me falta encontrarte
colorada colorada:
será cuando con un beso
yo te tiña, enamorada.


Declaración por cuadruplicado

Oh —bella Susanita— mi tesoro,
necesito decirte que te adoro.

¿No quieres ser mi novia
hasta la muerte?
Contéstame prontito; dame suerte.

(Pero si yo te disgusto, no te aflijas.
No voy a odiarte porque no me elijas.

Sólo espero que me hagas un favor:
que le pases estos versos a Leonor.

Y si tampoco quiere ser la novia mía,
entonces a Cecilia y a María).



Visto y leído en:
EDAIC Varela (Equipo Distrital de Alfabetización Inicial y Continua)
http://lalunanaranja.blogspot.com.ar/2008/05/invitacin.html
http://blog.cuatrogatos.org/blog/?p=1859
http://lectoaperitivos.com/poemas-al-amor/
http://altillodelasletras.blogspot.com.ar/2013/06/poema-de-santo-pilato-elsa-bornemann.html
http://poesias.es/elsa-borneman/gmx-tag10004.htm

"Argentina crece leyendo"

Garabatos sin © (2009/2017)

“Por una biblioteca popular más inclusiva, solidaria y comprometida con la sociedad”
Ir Arriba