Biblioteca Popular José A. Guisasola


Antología» Voces de infancia
Poesía argentina para los chicos



CUENTO Y JUEGO (Pág. 9)

Cuento sin ton pero con son, Elsa Isabel Bornemann.

Bajo un calpo de ligubias
un crosepo se trimaba
y —mientras— con siete mubias,
don Blopa lo remalaba.

Tanto y tanto se trimó
tal crosepo enjalefado,
que don Blopa lo irimó,
creyéndolo oxipitado.

Moraleja: "Quien se trime
bajo un calpo de ligubias,
las consecuencias estime
y no confíe en las mubias.

(Tal vez no entiendas lo loco
de este idioma ni con lupa...
El caso es que yo tampoco
pero a mí no me preocupa...

Como no existe el crosepo
y don Blopa es un invento,
¡te confieso que no sepo
por qué te conté este cuento!)


(Voces de infancia. Pág. 38)


Canción mágica para tener tres cabritos,
Elsa Isabel Bornemann

Corté tres cabritos
con esta tijera:
uno de esa hoja
de papel madera,
otro de una tapa
que hallé en el armario
y el más chiquitito,
de papel de diario.

Cerrando los ojos
dije: —¡Abracadabra!,
¡que hasta el sol se arrugue!
y ¡diente de cabra!
Entonces, con miedo,
abrí la ventana...
¡y entró una pradera
bien verde, con ganas!

También entró un árbol
casi anaranjado,
un viento redondo
y un charco floreado...
Pero con su flauta
pasó un pastorcito
y se llevó —ingrato—
a mis tres cabritos.


(Voces de infancia. Pág. 45)


Pueblo de aire, Elsa Isabel Bornemann.

Un pueblito de aire
—sin hadas ni lobos—
vive en cada globo.

A cada soplido
se forma una casa,
con patio y terraza.

Por más que usted mire
no verá su gente
porque es transparente,

pero allí trabajan,
bailan y se peinan,
se aman y sueñan.

Un pueblo de aire...
Un pueblo invisible...
Parece increíble

pues para tenerlo
preciso a mi lado
sólo un globo inflado.


(Voces de infancia. Pág. 49)


El humo, Elsa Isabel Bornemann.

El humo
de las chimeneas
se va de viaje
y por eso se pone
su mejor traje.
Para
no perderse,
deja sus huellas
por toda
la escalera
de las estrellas.


(Voces de infancia. Pág. 62)




DEL MUNDO DE LA INFANCIA (Pág. 75)

Yonofui, Elsa Isabel Bornemann.

¿Quién sacó el dragón
de mi galera?
—Yonofuí.
¿Quién desenredó
la enredadera?
—Yonofuí.
¿Quién sirvió mi té
en la regadera?
—Yonofuí.
¿Quién lió este lío
por aquí?
—Yonofuí.

Mano invisible,
toca por mí...
Pícaro duende
que nunca vi...
Sólo su apodo
pronto aprendí.
De cualquier modo,
se esconde aquí...
¡Tiene la culpa de todo
el famoso Yonofuí!


(Voces de infancia. Pág. 81)


Canción de lo que tengo, Elsa Isabel Bornemann.

Tengo para darte
mi oso de peluche,
Un copo de nieve
dentro de un estuche,
catorce boletos
de esos “capicúa”
y un collar de gotas
nuevas de garúa ...

Tengo para darte
besos de juguete,
dos vueltas-manzana
en monocohete,
mi risa enjaulada,
madejas de espuma,
la mejor platea
para ver la luna ...

Tengo para darte
mi mantel, mi mesa,
alguna latita
llena de tristeza... ,
hilos de arco iris
que a veces consigo
y todos mis ratos...
si tú eres mi amigo.


(Voces de infancia. Pág. 88)




ÁRBOLES, PÁJAROS Y OTROS AMIGOS (Pág. 91)

Noticia policial, Elsa Isabel Bornemann.

El sol de septiembre
vio que lo mataron
pero —indiferente—
se quedó callado.

Todo el mediodía
oyó los hachazos
y cerró los ojos:
testigo asustado.

Su cuerpo despierto
—pajarero manso—
con un sordo grito
cayó en el asfalto.

—Era feo... —dicen.
—Enormes sus brazos.
—Junto al rascacielos,
inútil su canto.

Tampoco —cobarde—
supe yo salvarlo.
Hoy, en Buenos Aires,
han matado un árbol.


(Voces de infancia. Pág. 104)





PARA LLAMAR EL SUEÑO (Pág. 125)

Segunda canción mágica para tener tres cabritos,
Elsa Isabel Bornemann.

Con una tijera
de cortar los sueños
corté tres cabritos
pequeños, pequeños.
Uno era así alto,
otro era alto así,
(el más chiquitito
casi ni lo vi).

Abriendo los ojos
dije: —¡Abracadabra!
¡que se encoja el cielo!
y ¡diente de cabra!
Entonces, con miedo,
abrí la ventana...
¡y entró Doña Luna,
redonda y galana!

De bien verdes nubes
entró una pradera,
un lago estrellado...
la brisa nochera...
(Pero con su arpa
pasó un angelito...
y se llevó sueño,
tijera y cabritos!)


(Voces de infancia. Pág. 142)





Ficha del libro

Voces de infancia
Poesía argentina para los chicos
Antología
María de los Ángeles Serrano (Compilador)
Eleonora Arroyo (Ilustrador)
Colección: Los Libros de Boris
Formato:170 mm x 240 mm
Encuadernación: Rústica Cosida
Páginas:176
Editorial: Ediciones Colihue
Año de edición:2000

Reseña:
Cincuenta poetas y más de cien poemas para chicos nos revelan la extraordinaria dimensión que el género adquirió en la Argentina del siglo XX. Sobresalen nombres de clásicos como Enrique Banchs, José Sebastián Tallon, María Elena Walsh, Javier Villafañe, Elsa Bornemann, Laura Devetach, Beatriz Ferro y otros. Incluye una sección final bio-bibliográfica de autores y fue ilustrado por Eleonora Arroyo. Una propuesta que significa un aporte importante a la menguada circulación de la poesía infantil.

www.colihue.com.ar


Visto y leído en:
www.colihue.com.ar
http://martinrivasacosta.blogspot.com.ar/2006/04/poesa.html
https://www.cuentocuentos.org/nana-balada/44/cancion-magica-para-tener-tres-cabritos.html
http://segundogradomisericordia.blogspot.com.ar/2014/06/jesi-ross-de-slidely-by-slidely_7.html
http://bibliopoemes.blogspot.com.ar/2013/04/a-donde-va-el-humo-poema-delsa-bornemann.html
http://www.elhuevodechocolate.com/poesias/poesia37.html
http://garabatocurioso.blogspot.com.ar/2013/05/yonofui-de-elsa-bornemann.html
https://es.scribd.com/doc/214580990/Voces-de-la-infancia-poesia-argentina-para-los-chicos-Ed-Colihue-2007

"Argentina crece leyendo"

Garabatos sin © (2009/2017)

“Por una biblioteca popular más inclusiva, solidaria y comprometida con la sociedad”
Ir Arriba